¿Quieres saber cómo lavar las toallas nuevas para que no suelten pelusas? Las toallas son elementos importantes del hogar, el único defecto es que son un imán de las molestas pelusas. Entonces, para mantenerlas en buen estado, vamos a los mejores consejos de la web.

Debemos tener en cuenta que todas las prendas tienen un código de lavado y debe seguirse estrictamente para evitar que se dañen.

Además, las pelusas son sinónimo del ciclo incorrecto de las prendas y el envejecimiento de las mismas. 

Cómo lavar las toallas nuevas para que no suelten pelusas

¿Cómo quitar pelusas toalla?

Al comprar una nueva prenda, debemos observar o investigar sobre la manera correcta de darle un lavado. Más aún si hablamos de telas delicadas.

Por otro lado, aunque creamos que las toallas no tienen un lavado especial, la verdad es que sí lo necesitan.

Estas prendas, por muy gruesas, rústicas o simples que nos parezcan, deben tratarse delicadamente. Por lo que siempre es muy importante dar una lavada exitosa desde el primer momento.

Así que evitemos enrollarnos más la vida, vamos a ver el proceso correcto para lavar las tollas nuevas sin que no suelten pelusas:

  • Primer lavado: El primer paso, es dar un lavado correcto antes de utilizarlas. Para esto, debes evitar colocarlas con otro tipo de ropa. También debes eliminar el suavizante, ya que al utilizar la función de centrifugado, no será suficiente para eliminar las pelusas.
  • Sumergir en agua: Luego del primer lavado seguirás viendo pelusas, por lo que no será recomendable que las utilices aún. Lo que debes hacer a continuación, es colocarlas en remojo en abundante agua, la suficiente como para que se cubra por completo.
  • Vinagre, magia sencilla: Cuando las toallas se encuentren sumergidas, agrega un chorro de vinagre, ya que este ayuda a secar la pelusa.
  • Sal, acompañante perfecto: Agrega a las toallas un poco de sal gruesa, este elemento, raspa la prenda y elimina de raíz las pelusas incrustadas. Asegúrate de mezclar los elementos correctamente. 
  • Segundo lavado: Luego de un par de horas en remojo, saca las toallas y llévalas de nuevo a la lavadora. Este nuevo lavado debe ser corto, con centrifugado y a una temperatura de 30º C. 
  • Secado: Ahora, solo tiende tus prendas para que se sequen de manera uniforme.

Pelusas díficiles

Con el primer proceso indicado, las pelusas de tus toallas deberían desaparecer por completo. No obstante, existen algunas que son muy difíciles de remover, por lo que existen otros trucos que puedes seguir. 

¡No lo puedes dejar pasar!

Un truco para quitar las “Pelusas imposibles” es hacer uso de la secadora, ya que este sistema es muy efectivo.

Entonces, luego de realizar el proceso anterior, haz un secado de solo 30 minutos con la secadora a capacidad media. Asegúrate de limpiar el filtro de la máquina al finalizar el ciclo de secado.

Este es un proceso que puedes hacer varias veces, en caso de que quieras estar más seguro. El secado, también contribuye a mantener la suavidad y esponjosidad de las toallas. Así que, tendrás un dos en uno.

Otro de los trucos para estas pelusas imposibles, es utilizar rodillos de cinta adhesiva. Existen varias marcas que han brindado varios tipos de estos para eliminar pelusas. Es sencillo, pero efectivo, por lo que en pocos minutos puedes llevar a cabo este proceso sin problemas.

¿Cómo mantener las toallas esponjosas y suaves?

Limpiar las toallas)

La idea de comprar toallas de calidad es que estas siempre se puedan sentir como recién compradas; casi como el primer día. 

Sin embargo, este es un proceso que debe ir de la mano con el lavado que le demos a las mismas. Esto se debe a que intentar recuperarlas es más difícil que mantenerlas desde el momento uno.

Entonces, para poder mantener nuestras toallas suaves y esponjosas, sigue los siguientes consejos:

Lavado de Vinagre y limón

Este truco casero, elimina por completo la textura áspera de las toallas luego de lavarlas. Los pasos son los siguientes:

  • Llena un barreño o bañera de agua fría, trata de que las toallas queden sumergidas. 
  • Agrega una cantidad de vinagre y limón acorde a las toallas que hayas colocado.
  • Coloca las prendas y déjalas una media hora aproximadamente, da vueltas de vez en cuando a las toallas para que estas absorban la mezcla correctamente.
  • Enjuaga las toallas con agua fría hasta que notes que no hay restos de vinagre y limón. Escúrrelas bien.
  • Colócalas en la lavadora y elige el programa de lavado frío. Olvídate del detergente en grandes cantidades.

Quitar pelusas de toallas con bicarbonato

Otro truco para saber cómo lavar las toallas nuevas para que no suelten pelusas, es utilizar bicarbonato de sodio. Esta sustancia es de los mejores ayudantes para el área de salud, higiene personal y limpieza. 

Utiliza este compuesto agregando dos cucharadas de bicarbonato de sodio a tu lavado común. Esto no solo hará que tus toallas queden sin pelusas, sino que también serán suaves y esponjosas.

NOTA: Recuerda no usar suavizantes, evita lavar otro tipo de ropa con las toallas.

Lavar toallas nuevas con sal

La sal es un elemento perfecto para eliminar las pelusas de las toallas nuevas, es por ello que se recomienda hacerlo en las primeras lavadas.

Para utilizarla, puedes mezclar sal gruesa con agua fría y sumergir las toallas. Esto hará que la prenda se endurezca y se raspen las pelusas de la misma.

La sal también es un excelente acompañante para hacer que las toallas mantengan su color natural. Ya que muchas veces las máquinas de fábrica agregan mucho color y luego de un par de lavadas, ya no son iguales.

secretos para lavar las toallas

Otros secretos efectivos para lavar las toallas

En caso de que el truco anterior no haya funcionado, existen consejos importantes que también pueden ayudarte a mantener la suavidad de tus toallas.

  • Lavado de vinagre y jabón: Otro truco conocido es añadir al cajetín del detergente un chorrito de vinagre blanco con jabón. No obstante, también recomendamos revisar las instrucciones del fabricante de la toalla.
  • ¿Suavizante y lejía? ¡Jamás!: Un consejo que debes tomar en cuenta, es tratar de eliminar el uso de suavizante o lejía, a no ser que sea estrictamente necesario. Sobre todo cuando hablamos de primeras lavadas.
  • El espacio también es importante: Uno de los errores más comunes, es pensar que llenar la lavadora hasta arriba es buena idea. La realidad es que las prendas como toallas, necesitan espacio para poder quedar totalmente limpias. 
  • Prendas iguales, juntas: Evita por completo colocar otras prendas que no sean toallas al momento de lavarlas. Elimina a toda costa el lavado con botones, cremalleras o cualquier otro elemento que pueda romper la fibra de las toallas.
  • La secadora, tu mejor amiga: Para lograr el acabado que buscamos, es buena idea que las toallas se sequen en la secadora, utiliza bajas temperaturas. 
  • Plan “B”: En caso de no tener secadora, tiende las toallas al aire libre, evita colocarlas en tendedores dentro de cada o radiadores. Este tipo de objetos dificulta el secado uniforme de las toallas y brinda más humedad a tu hogar.

Sacúdelas muy bien antes de tenderlas, asegúrate de que se encuentren bien extendidas, y de ser posible, evita el uso de pinzas.

Por otro lado, evita colocarlas directamente al sol, ya que esto también influye en la suavidad de las toallas. Lo más recomendable es que se encuentren en lugares aireados.

¿Decoloración?

Mantener el color de las toallas

Otro problema principal de las toallas (Tanto blancas como de color) es que luego de un par de lavadas pierden su color original. Quedando en su lugar un tono grisáceo.

¡No te preocupes! Afortunadamente, existen un montón de tips para mantenerlas en su color.

  • Uno de estos es hacer uso el bicarbonato antes de lavarlas. Para esto, sumerge las toallas en agua caliente y bicarbonato por un par de horas.
  • También puedes utilizar sal gruesa y agua, un día antes de lavarlas. 
  • Añade vinagre blanco en las lavadas que realices. 
  • Evita usar agua completamente caliente, trata que siempre sea tibia o fría.
  • Si son toallas azules o rojos, coloca una toalla “Atrapa colores” esto evitará manchar el tambor de la lavadora.
  • Lava todas las semanas tus toallas, esto evita que la humedad la dañe. 

NOTA: No te preocupes si piensas que lavas mucho tus toallas. Estos tipos de prenda se fabrican para resistir muchos lavados.

¿Mal olor en tus toallas?

Aunque sea el tema principal, no solo necesitamos saber cómo lavar las toallas nuevas para que no suelten pelusas. Ya que otro enemigo de este tipo de prendas, es el mal olor.

 Y es que aunque sean productos diseñados para secar, la humedad es uno de sus enemigos.

Es por ello que te recomendamos tomar en cuenta lo siguiente:

  • Evita colocar en el cesto de ropa sucia tus toallas si estas se encuentran húmedas.
  • Lávalas con espacio en el tambor de la lavadora. 
  • No dejes las toallas por mucho tiempo mojadas dentro de la lavadora.
  • No planches las toallas, menos con una plancha de vapor, ya que esto hará que se mantenga húmeda, y los olores desagradables aparecerán luego.
  • Verifica el porcentaje de algodón de las toallas, las de 100% algodón y fibras largas son las más recomendadas.
Eliminar el mal olor de las toallas

Una vez que hayas llegado este punto, te darás cuenta de que el lavado correcto de las prendas es muy importante. Las toallas poseen un ciclo y mantenimiento específico para conservar su forma, y gracias a este artículo, ya tienes todos los secretos.

Por esta razón, esperamos que nuestra información sobre cómo lavar las toallas nuevas para que no suelten pelusas, haya sido de tu agrado y utilidad.